Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
19 mayo 2011 4 19 /05 /mayo /2011 00:27

Castellón está situada al norte de la Comunidad Valenciana. A la ciudad de la Plana se puede acceder desde las principales capitales españolas, como Valencia, Madrid y Barcelona, por la autopista A-7 que recorre de norte a sur la costa mediterránea.


Desde Valencia

La distancia a Castellón de la Plana es de 65 km.

  • Existen autobuses de las empresas HIFE y ALSA que comunican con regularidad las dos capitales de la Comunidad Valenciana.
  • Por tren a través del cercanías, línea C-6, desde las 6 horas hasta las 22.30 con una frecuencia de salida de 25 minutos.
  • Por coche a través de la autopista de peaje, A-7, dirección Barcelona. Como alternativa al pago podemos llegar a través de la N-340 que transcurre casi paralela a la autopista del Mediterráneo.

Desde Barcelona

La distancia a Castellón de la Plana es de 280 km.

  • El trayecto entre la Ciudad Condal y la capital de la Plana dura 4 horas a través de los autobuses de la empresa ALSA.
  • Por coche a través de la autopista de peaje, A-7, dirección Alicante. Como alternativa al pago podemos tomar la N-340, dirección sur.
  • Por ferrocarril, cada hora parten trenes entre ambas poblaciones con una duración de 2h 30 minutos. Siendo la misma máquina Altaria que comunica Madrid y Barcelona.

La Catedral (Plaza Mayor - Castellón)

Desde Madrid

La distancia a Castellón de la Plana es de 420 km.

  • Por autobús, en un trayecto de 5 horas y con escasa frecuencia, apenas dos o tres viajes por jornada. A diferencia de otras ciudades de la comunidad donde hay mayor amplitud de horarios como en el autobús Madrid-Alicante. Dichos servicios los ofrece la empresa AVANZABUS, antiguamente conocido como Auto-res.
  • Por tren existen tres trayectos por día. Por lo que otra alternativa puede ser tomar el AVE a Valencia desde Madrid, cuya duración es de menos de 2 horas, y después tomar el cercanías valenciano C-6.
  • Por coche a través de la N-III y posteriormente tomar la autopista de peaje, A-7, dirección a Barcelona. Como alternativa al pago podemos llegar a través de la N-340.

Por avión

Los aeropuertos más cercanos a Castellón son el de Manises, en Valencia y el de Reus (Tarragona) a 190 Km.

El Aeropuerto de Castellón-Costa del Azahar, situado a 40 km al norte de la capital de la Plana, no está operativo.


Repost 0
Published by Álvaro Lamela - en Turismo
Comenta este artículo
17 mayo 2011 2 17 /05 /mayo /2011 23:32

La capital húngara tiene innumerables atractivos para ser visitada: como son los numerosos puentes que unen ambos lados de la ciudad, los balnearios que se esparcen por la metrópoli, sus fastuosos palacios que evocan gloriosas épocas pasadas. el encanto del río Danubio y un singular museo dedicado a las estatuas conservadas de la época estalinista.

 

La capital con dos ciudades

Budapest, recibe su nombre de las dos ciudades que se encuentran separadas por el río Danubio: por un lado Buda y por el otro Pest. Para unirlas existen 9 puentes, los más destacados son: el Puente de las cadenas, el de la Libertad y el de la Emperatriz Isabel.

Budapest #19

Buda

Se eleva destacando por encima del resto de la urbe, en una zona amurallada que parece querer proteger celosamente sus tesoros como: el Bastión de los Pescadores (fortificación formada por siete torres), la estatua ecuestre de San Esteban, la Iglesia de Nuestra Señora, el Palacio Real, la Galería Nacional y el Museo de Historia.

En esta parte de la ciudad también podemos encontrar la colina Gellert, con unas maravillosas vistas y a cuyo pie se encuentra el Hotel Gellert, famoso por sus aguas termales y por la hermosa decoración de sus salas. Es un buen lugar donde descansar tras una ajetreada tarde de visitas al casco viejo de la capital húngara.

 

Pest

Es la parte de la ciudad más bulliciosa, parece custodiada por el edificio neogótico del Parlamento Húngaro, que se asoma al río para dar una preciosa panorámica de esta parte de la metrópoli magiar.

Budapest #27

Otros lugares de interés son: la Plaza de los Héroes, la majestuosa Basílica de San Esteban, la ópera y la gran Sinagoga, el segundo mayor templo judío del mundo.

Budapest

Budapest

El encanto de sus calles

Las amplias arterias conviven con coquetas calles donde perderse en sus tiendas de recuerdos, como la peatonal Váci Utca o la Avenida Andrássi con su imponente bulevar.

 

Ciudad termal

Budapest se diferencia de otras ciudades europeas porque además de la grandiosidad y belleza de la urbe, dispone de una oferta termal: como el mencionado Hotel Gellert, al que añadiremos la obligada visita al balneario Széchenyi, situado cerca de una de las zonas de ocio de Budapest, y compuesto de 15 piscinas, en las exteriores es tradicional que los bañistas se entretengan jugando al ajedrez.

Budapest Gellert baths 01

Un parque entre dos urbes

La isla Margarita es otro de los lugares que hay que visitar, está situada entre Buda y Pest, en una isleta en mitad del Danubio. Es el lugar favorito de los húngaros para realizar deporte a lo largo de sus 2'5 kilómetros.


Un castillo de cuento

Otras de las joyas de la ciudad están en los jardines de la ciudad; el castillo de Vajdahunyad y la capilla de Ják , que parecen haber surgido de un cuento de hadas por su apariencia y por el enclave donde están situados, un lago que rodea el recinto.

Otro de los reclamos del recinto es la enigmática estatua denominada 'Anónimo'.


Memento Park

Si tenemos tiempo, a las afueras de la ciudad podremos encontrar el singular museo al aire libre compuesto por 42 estatuas pertenecientes a la época estalinista. Ningún país perteneciente al 'telón de acero' ha conservado ningún vestigio de la etapa comunista, por ello el Memento Park es un rincón único.

 

Disfruten de una de las ciudades más bellas del viejo continente.

Repost 0
Published by Álvaro Lamela - en Turismo
Comenta este artículo
12 mayo 2011 4 12 /05 /mayo /2011 14:49

En la céntrica y castiza plaza de Chamberí se encuentra la entrada, o boca, de una de las paradas más antiguas del suburbano de la capital, que formaba parte de la primera línea de metro. La estación de Chamberí quedó inutilizada desde el año 1966, y fur convertida en un singular museo sobre la historia del metro madrileño.

Estación de Chamberí

 

Los inicios del suburbano en la capital

La historia del metro en Madrid comenzó el 24 de enero de 1917 cuando se constituyó la Compañía Metropolitana Alfonso XIII, denominada así por ser el monarca quién aportara una cuantiosa cantidad de dinero para financiar las obras.

 

La primera línea operativa, conocida también como la azul claro o línea 1, fue abierta al público en 1919, teniendo como cabecera y final del recorrido las estaciones de Sol y de Cuatro Caminos, con seis paradas entre medias del itinerario: Ríos Rosas, Martínez Campos (hoy en día conocida como la estación de Iglesia), Chamberí, Glorieta de Bilbao, Hospicio (actualmente Tribunal) y Red de San Luis (es decir, Gran Vía).

 

En la década de los 60, se produjo en Madrid un crecimiento significativo en el número de viajeros en el suburbano. Por lo que se decidió aumentar la longitud de las estaciones para los nuevos trenes recién adquiridos, que se componían de seis coches, en vez de los cinco vagones con los que había contado hasta entonces.

 

El cierre de la estación 

La estación de Chamberí, dentro de la línea 1 y en el corazón del madrileño distrito con el mismo nombre, al encontrarse a una corta distancia de las vecinas paradas de Bilbao e Iglesia, junto a su disposición en curva, imposibilitaba cualquier obra de ingeniería para poder ampliarla. En 1966 el Ministerio de Obras Públicas cerró su acceso.

Fue en el 2006 cuando el proyecto de los arquitectos Pau Soler y Miguel Rodríguez se inició, con la intención de recuperar la antigua estación y convertirla en un museo. Nacía el anden cero.

Estación de metro de Chamberí, Madrid

Un espacio con magia

Es un paseo por la historia del suburbano de la capital y por la de la ciudad, a través de sus azulejos, de la publicidad que anuncia productos que ya no existen, de andenes donde los trenes ya no paran (aunque se les observa pasar a través de las mamparas), y de unos pasillos vacíos de viajeros.

 

En definitiva, un lugar poco conocido, incluso por los madrileños y que merece la pena visitar para conocer la ciudad desde otro punto de vista. Aunque sea desde el subsuelo.

Repost 0
Published by Álvaro Lamela - en Museos
Comenta este artículo

Perfil

  • Álvaro Lamela (xeneizes)
  • Este rincón lo he creado con los artículos que me publicaron en distintas páginas, y que no tienen cabida en las 'memorias de una cinta VHS'.
  • Este rincón lo he creado con los artículos que me publicaron en distintas páginas, y que no tienen cabida en las 'memorias de una cinta VHS'.

Contador de visitas

Buscar

Archivos

Categorías